Bicicletas eléctricas
 
Bicicletas BTT
Ave SH1
Ave SH3 Comfort
Ave SH11 Roadster
Ave XH3
Ave XH3-FS
Ave XH5
Ave XH5-FS
Ave XH7
Ave XH7-FS
Crussis 4-HILL-1S
Crussis 4-HILL-5
Hércules ROB SP 10
Hércules ROB SP 10 PRO
 
Bicicletas plegables
Bolt TrekIN
Crussis 4-Fold-1
Goes Ebike CC
Hércules E-Versa Compact
Legend Monza Nera
Legend Roma
Prophete ECF150
quipplan q10 City
quipplan q10 Sport
 
Bicicletas de paseo
Ave MH7
Ave MH9
Ave MH11
Ave SH9 Roadster
Crussis 4-Road-2
Hércules E-Compact 20
Hércules Edison
Hércules Edison Di2
Hércules Robert/-A
Hércules Robert/-A7
Hércules Robert/-A7 PRO
Hércules Robert/-A9
Hércules Robert/-A10 CR S
Hércules Robert/-A 24 DD
Hércules Robert A Vario
Hércules Tourer 7
Hércules Tourer 7 AGT
Hércules Tourer 7 PRO
Hércules Tourer 8 PRO
Kreidler Vitality Nexus 7V
Kreidler Vitality Eco 4
Kreidler Vitality Eco 5
Kreidler Vitality Eco 7
Kreidler Vitality Eco 8
Legend Firenze
Legend Milano
Prophete EC400
Prophete Stratos
Vandor Australis
Vandor Avenue
Vandor Ixion
Vandor Tritón 3S
Vandor Tritón 3sm
Vandor Tritón CVT
 
Bicicletas sin motor
Hércules Comfort 3 Plus
Hércules Comfort 7 Plus
Hércules Jump 7 Street
Hércules Cargo
 
Scooters - Movilidad
Elegance
Libercar Smart 3 ruedas
Libercar Smart
Libercar Dolce Vita
Libercar Grand Classe
Libercar Urban
Silla Power Chair
 
Patinetes y triciclos
Triciclo + kit electrificación
Triciclo eléctrico
Scooter 3R 500 W.
Scooter 1000 W. Xtreme
Scooter UF E-ZIP 1000
SSIKE
 
Kits de conversión
Motor central
 
Repuestos Bosch
Baterías, displays, motores
 
 
Redes sociales  
 
 
 
 
Generalidades
   
 

¿Por qué bicicletas eléctricas?

Las bicicletas eléctricas son un medio de desplazamiento cómodo, silencioso y de costo por kilómetro prácticamente despreciable (del orden de 0,20 € por cada 100 km. recorridos). Permiten desplazarse en estrecho contacto con el medio y recorrer sin esfuerzo distancias de entre 25 y 60 kilómetros con una sola carga, según el tipo de batería que alimente el motor y el modo de asistencia seleccionado. La bicicleta eléctrica puede ser utilizada tanto por adolescentes como por personas de la tercera edad. Puede emplearse para ir al trabajo o realizar agradables excursiones por el campo o la playa, desplazándose a una velocidad media superior a 18 km./hora sin sudar. Las pendientes no suponen problema alguno para este tipo de bicicletas que son, con respecto a las convencionales, entre un 35 y un 50% más rápidas, según el tipo de recorrido. Las baterías de litio que alimentan sus motores eléctricos permiten recorrer entre 20.000 y 30.000 kilómetros casi en absoluto silencio y, al igual que las tradicionales, las bicicletas eléctricas no necesitan licencia ni seguro.

Para que una bicicleta tenga condición legal de bicicleta eléctrica en la Unión Europea tiene que:

a) no superar los 40 kg. de peso.
b) proporcionar asistencia únicamente mientras se pedalea (no debería tener acelerador).
c) contar con un dispositivo que desconecte automáticamente la asistencia del motor a partir de 25 km/h.
d) disponer de un motor de potencia no superior a 250 W.




¿Cómo funcionan las bicicletas eléctricas?

Funcionan mediante sensor de movimiento, o mediante sensor de par. El sensor de movimiento detecta cuándo el usuario pedalea y activa el funcionamiento del motor. El nivel de asistencia se puede seleccionar mediante un display LCD ubicado en el manillar. El sensor de par, por su parte, no sólo detecta cuándo el usuario pedalea, sino la intensidad con que lo hace, haciendo que el motor asista al pedaleo de forma proporcional al esfuerzo desarrollado por el usuario. Algunas bicicletas, además, llevan incorporado un acelerador que permite activar el motor independientemente del pedaleo, lo que facilita la arrancada desde parado. En algunos modelos este acelerador se desconecta automáticamente al llegar a una velocidad prefijada (entre 6 y 8 km./h.) y en otros funciona permanentemente, haciendo que la bicicleta se comporte como un ciclomotor. La utilización de una bicicleta eléctrica exclusivamente con acelerador disminuye aproximadamente en un 50% su autonomía, además de acortar sensiblemente la vida del motor y de la batería. El sistema del acelerador tipo ciclomotor se instala en algunas bicicletas, pero éstas dejan de tener la condición legal en España de bicicletas eléctricas, al igual que aquéllas que están asistidas por motores de más de 250 vatios. Si bien no va a tener ningún problema a la hora de circular con este tipo de bicicletas eléctricas que se saltan la normativa actual vigente, debe tener presente las posibles consecuencias legales en caso de sufra un accidente en el que se encuentren implicadas terceras personas.




¿Por qué bicicletas eléctricas con batería de litio y no de plomo?

Una bicicleta con batería de litio pesa entre 17 y 26 kilos, según modelo, lo que supone casi 10 kilos menos que una bicicleta similar con batería de plomo. Esto garantiza poder pedalear sin ayuda del motor en todos aquellos tramos que no sean en pendiente o con viento en contra. Si a esto unimos el hecho de que la batería de litio ofrece más autonomía, entrega la carga linealmente casi hasta su agotamiento, cuenta con una vida más duradera y tiene una tasa de auto descarga muy baja (aproximadamente, un 8% mensual), se comprenderá que el precio más elevado de una bicicleta eléctrica con batería de litio se vea ampliamente compensado por sus ventajas. Si vive en un piso y debe verse obligado a subir y bajar la bicicleta en ascensor, agradecerá haber adquirido una bicicleta con batería de litio en vez de plomo, una tecnología, por cierto, ya obsoleta. Existen también bicicletas cuyos motores están alimentados por baterías de níquel (ni/mh), sin embargo, la mayoría de los fabricantes están sustituyendo estas baterías por las de litio por su mayor eficacia.




¿Qué autonomía real tiene una bicicleta eléctrica con batería de litio?

Depende del tipo de batería de litio que utilice, del peso del ciclista, de la dificultad del recorrido y de cómo utilice la bicicleta el usuario. Generalizando, un ciclista de unos 90 ó 100 kilos de peso puede recorrer con una bicicleta eléctrica dotada con una batería de 36 voltios y 10 amperios alrededor de 40 kilómetros reales empleando la máxima asistencia disponible, distancia que puede llegar a duplicarse en algunos modelos de gama alta (o llevando una batería de repuesta en la parilla de la bicicleta). Actualmente, la mayoría de las bicicletas eléctricas disponen de un selector de potencia ubicado en el manillar, lo que permite ahorrar batería al permitirnos seleccionar el grado de asistencia según el trazado de la pista por la que circulemos. En cualquier caso, una bicicleta con batería de litio es lo suficientemente ligera como para poder pedalear en llano, o en una ligera pendiente, sin ayuda del motor.

Para calcular la autonomía real de una bicicleta eléctrica, en el supuesto de que su conductor pedaleara lo mínimo necesario para desplazarse en llano mediante el empleo del motor, y de que el peso total del conjunto bicicleta-ciclista fuese de unos 100 kg., sólo hay que multiplicar el voltaje de su batería (usualmente entre 24 y 36 voltios) por los amperios de la misma (entre 8 y 18 Ah.) y por la velocidad máxima que puede rendir con el motor (casi siempre limitada a 25 km./hora). La cifra que nos dé la multiplicación de estos 3 factores, dividiéndola entre la potencia del motor (250 w., normalmente) nos dará la autonomía real en kilómetros de la bicicleta, siempre y cuando ésta sea utilizada al máximo de rendimiento aportado por el sistema eléctrico. Los motores que trabajan con baterías de 36 voltios tienen más potencia que los que trabajan con 24, notándose la diferencia fundamentalmente en las subidas.




¿Cuánto dura una batería de litio?

Una batería puede durar entre 3 y 4 años y admitir hasta 1.000 recargas, si bien a partir de las 500 recargas, o 2 años de antigüedad, se produce una disminución aproximada de la efectividad entorno al 20%. Lo habitual es que la vida media de una batería de litio sea de unos tres años y medio.




¿Qué cuidados exige una batería?

Las baterías de litio no tienen efecto memoria, por lo que pueden recargarse sin temor a dañarlas aunque sólo se hayan descargado parcialmente. Deberá proceder a una carga completa de la batería cada dos meses si no ha utilizado en ese tiempo su bicicleta. Una batería de litio suele cargarse en un periodo comprendido entre 30 minutos y 5 horas, dependiendo de los kilómetros que hayamos recorrido con la bicicleta en la que vaya instalada. Nunca deje que se agote del todo la batería ni la almacene totalmente descargada; ambas cosas podrían dañar la batería de manera irreversible. Una batería de litio admite varios centenares de ciclos de descarga sin mostrar agotamiento.




¿Cuánto cuesta, en términos de consumo eléctrico, recargar una batería de litio?


Menos de 10 céntimos de euro (0,08 €), suponiendo que estemos hablando de una recarga completa.




¿Es suficiente un motor de 250 vatios para mover con soltura una bicicleta?

Un ciclista aficionado medio desarrolla entre 180 y 200 vatios de potencia, es decir, algo menos que el motor de una bicicleta eléctrica. Además, la fuerza del motor se suma a la del propio ciclista, por lo que nos encontraremos en ciertos momentos con valores de entrega de potencia similares a los desarrollados por los ciclistas profesionales de elite. Dado que la asistencia se desconecta automáticamente al llegar a 25 km/h (salvo en algunos modelos de la marca Ave, en los que la asistencia llega hasta los 45 km/h), no podremos alcanzar la misma velocidad que un profesional del ciclismo, pero en cuestas o con el viento en contra muchos ciclistas nos mirarán sorprendidos sin entender muy bien cómo hemos podido rebasarles sin aparente esfuerzo. Además, podremos desplazarnos en llano a una velocidad sostenida de entre 20 y 25km/h sin ningún esfuerzo.




¿Todos los motores de bicicleta empujan con la misma fuerza?

Obviamente, no. Algunos motores, por su tecnología o ubicación, transmiten a la rueda un mayor par y, aunque trabajen teóricamente a 250 vatios y su velocidad máxima no supere los 25 km/h legalmente permitidos por la ley, empujan con más fuerza. Por otra parte, los motores instalados en el eje del pedalier (motor central) ofrecen un mejor aprovechamiento de la potencia que desarrollan al estar ubicados por delante de la transmisión. Además, no es lo mismo que un motor esté instalado en una bicicleta de alta gama, cuyos componentes móviles apenas ofrecen rozamiento, que en una bicicleta de gama baja. Los motores Bosch ofrecen una mayor sensación de empuje que los Panasonic, pudiéndose ambos considerar motores de alta gama.




¿La bicicleta eléctrica puede ser una alternativa al transporte urbano?

La velocidad media del metro de Madrid es de 17 kilómetros por hora, siendo la velocidad media del tráfico en superficie de 24 km. por hora. En Barcelona la velocidad media en superficie es de 22 km. por hora. Una persona madura y sin entrenamiento previo puede hacer sin esfuerzo medias reales en una bicicleta eléctrica superiores a los 18 km. por hora, con la ventaja adicional de no tener que perder tiempo en aparcar. Para trayectos urbanos con radios inferiores a 8 kilómetros la bicicleta es, en la práctica, tan rápida como el metro o el coche particular, y tan sólo un poco más lenta que una motocicleta. No hablemos ya de su utilidad para transitar por zonas céntricas y peatonales, o para evitarnos las zonas de estacionamiento regulado. Si fuéramos conscientes de este hecho y de las ventajas que nos aporta desplazarnos en bicicleta, así como del ahorro económico que esto supondría para nuestro bolsillo, las bicicletas eléctricas inundarían las calles de nuestros pueblos y ciudades.